New to site?


Login

Lost password? (X)

Already have an account?


Signup

(X)

[Las salinas del río Barbate]

Las salinas del río Barbate

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las Marismas del Rio Barbate es un pajare natural para observación de aves, practicar senderismo y otras actividades al aire libre. También es uno de los lugares más significativos de la zona por estar cercano al mar.

La evolución de las tecnicas pesqueras y conserveras surgió de la práctica de las primeras técnicas salazoneras que fueron aprovechadas por los fenicios al descubrir los recursos salineros de las Marismas del Rio Barbate.

Más tarde, cuando los romanos llevaron a nuestras costas desarrollaron, con mayor eficacia, las actividades de salazón del pescado para su conservación y posterior comercialización, transformando la materia pr ima en nuevos productos que luego metían en las ánforas y que luego transportaban a otros lugares. Prueba de ello son los numerosos restos arqueológicos que han dejado como son las piletas de salazones que se han encontrado repartidas por buena parte de la costa.

Según datos que aporta Luisa Isabel Álvares de Toledo, fue el Duque de Medina Sidonia quien en 1530 financió la construcción de las entonces conocidas como salinas de Manzanete, que abastecía las necesidades de la chanca de Zahara de los Atunes. Un dato curioso es que la sal se almacenaba en la denominada “bóveda de la sal” habitáculo que hoy acoge la iglesia parroquial de Ntra. Sra. del Carmen de Zahara de los Atunes.

Con el paso del tiempo, con la creación del Consorcio Nacional Almadrabero a principios del siglo XX, volvió a recobrar importancia la industria conservera y de salazones de pescado y, por la necesidad de sal, se ubicaron las salinas en las marismas del Río Barbate, en un lugar que se conoce como Isla de San Paulino.

La cosecha de sal empezaba en Marzo, ya que se acercaba la fecha de la llegada de los grandes túnidos y la preparación de las redes de la almadraba, y se veían a los salineros realizar su trabajo en duras condiciones puesto que iban descalzos, expuestos al sol, al viento y al agua.

Cuando el Consorcio Nacional Almadrabero cayó en desuso en 1971, la industria salinera decayó pero, a pesar de ello, las salinas son hoy en día reconocibles ya que “se trata de salinas de mar, compuestas por los caños de alimentación, a través de los cuales entra el agua marina; el estero, donde va a parar el agua; la compuerta que comunica el estero con el caño, el chiquero, cuya función es renovar el agua” (Fco. Conde, 2007, P.115, Patrimonio Cultural de Barbate)

Autora: Maria José Nuñez

 

 

 

 


Related Posts