New to site?


Login

Lost password? (X)

Already have an account?


Signup

(X)

[El Camaleón común]

El Camaleón común

 

Estoy segurísima de que os hacéis una idea de que en La Breña habita el camaleón común.

El camaleón es probablemente el reptil más singular de cuantos puedan observarse en la Península Ibérica.

Es un reptil pequeño y escamoso, en cuya familia existen 161 especies distintas.

Miden entre 15 y 30 centímetros.

¿Sabéis que cambia de color según sus sensaciones? De esta manera expresa sus sentimientos. Cambian de color dos veces al año.

El cambio de color tiene un papel importante en la comunicación durante las luchas contra otros camaleones, ya que indican si el oponente está asustado o furioso.

En su cráneo destacan los grandes ojos, que están muy desarrollados y protegidos por su escamosa piel, donde a través de un pequeño orificio central sólo es visible parte del iris y la pupila, lo que influye en la capacidad de pasar desapercibidos ante sus presas.

Los ojos están protegidos por una membrana y con posibilidad de movimiento en todas las direcciones, pero es capaz de mover sus ojos independientemente el uno del otro, lo que les brinda una visión de casi 360º.

No tienen oído externo, pero son capaces de detectar cualquier vibración y sonidos de baja frecuencia de unos 200 Hz.

Tienen su cuerpo comprimido lateralmente, con la cabeza alta y estrecha. En los adultos, la cabeza se caracteriza por tener un casco levantado posteriormente en forma de pirámide triangular.

Los dedos de sus patas están equipados con unas fuertes garras, que les dan tracción para trepar por troncos y ramas. Tienen los dedos dispuestos en forma de pinza, divididos en dos grupos de dos y tres elementos respectivamente.

La coloración de las partes superiores varía en función de su estado de ánimo y también depende de las condiciones de salud del animal, pudiendo ser gris, verde o marrón, con o sin manchas y bandas longitudinales en los flancos.

Pueden atrapar a su presa, utilizando su lengua, que puede ser bastante larga, incluso más larga que el resto de su cuerpo, por lo que suelen recogerla dentro de la boca. Lanzan su lengua como si fuera un proyectil, y con su punta pegajosa atrapan a pequeños insectos, de los cuales se alimenta, ingiriéndolos enteritos. También, la mucosidad de su lengua es 400 veces más viscosa que la saliva humana.

Normalmente habitan en zonas donde haya retama blanca y también en matorrales, bosques o terrenos abiertos de vegetación abundante. De todas formas, bajan al suelo a menudo, donde se desplazan con movimientos lentos y pesados. Estoy segura de que sabes que se mueven con extrema lentitud.

Gracias a la habilidad prensil de su cola y de sus patas, pueden pasar fácilmente de un árbol a otro o de una rama a otra.

No son cazadores activos, sino que pasan largas horas inmóviles, esperando a sus presas.

La hembra es ovípara y pone los huevos en un hueco excavado en el suelo cerca del matorral.

Su actividad reproductora se desarrolla en el verano y a principios de otoño.

El cortejo es muy simple y consiste en una persecución del macho a la hembra. Una vez fecundada, la hembra se muestra agresiva con los machos. La puesta de huevos se desarrolla en el mes de octubre. La hembra baja al suelo y deposita de 7 a 40 huevos, que eclosionan en el verano siguiente.

¿Sabéis que alcanzan su madurez sexual cuando solamente tienen un año?

Su máxima actividad se desarrolla en las horas diurnas.

Cuando es molestado, se hincha y amenaza con la boca abierta.

Es un animal solitario y territorial, además de intolerante con sus congéneres, excepto en el período de celo. Para marcar su territorio se sitúa en lugares, donde puede ser visto fácilmente y, si aparece otro individuo, comienza una serie de movimientos de amenaza y cambios de coloración con el fin de disuadirlo.

A mediados de otoño, con la bajada de las temperaturas, se aletargan y permanecen ocultos hasta la primavera siguiente, aunque de todas formas se podrían observar a algunos ejemplares aislados en la arena caliente. Sin embargo, los jóvenes se mantienen activos durante todo el año.

En España está considerado “en peligro de extinción”. ¿Sabéis por qué están desapareciendo los camaleones? La causa de la drástica disminución de sus poblaciones es, sobre todo, la destrucción de su hábitat costero, debido a la proliferación de nuevas urbanizaciones. Otros factores de amenaza son la muerte de ejemplares por atropello en las carreteras, la depredación por animales domésticos, la persecución humana y el tráfico ilegal


Related Posts